jueves, 7 de abril de 2011

Gustave Courbet (1819-1877) - Algunas obras





Juliette Courbet (1844)




El hombre del perro negro, 1842, Petit Palais, París.



Retrato del artista, llamado El hombre de la pipa, 1849?, Museo Fabre, Montpellier.




escándalo en el Salón de 1850, por el feísmo y vulgaridad de sus personajes. Se aplica un formato grande, académico, a una representación de un tema cotidiano: un entierro, en el que conviven burgueses y campesinos; el tratamiento es sobrio y sencillo. Su fuerte realismo, vinculado con las ideas socialistas, hacen de ella una pintura revolucionaria.




Les Bords de la mer à Palavas, 1854, Musée Malraux, Le Havre




Las cribadoras de trigo (Les Cribleuses de blé), 1854, Museo de Bellas Artes de Nantes




¡Buenos días, señor Courbet!, llamado El encuentro 1854, M.º Fabre, Montpellier.




El taller del pintor, llamado Alegoría real o El estudio 1855, Museo de Orsay, París. Es su cuadro más emblemático, considerado una alegoría real de su entorno político, artístico y cultural.




Cortesanas al borde del Sena o Las señoritas de las orillas del Sena, (1856), Petit Palais, París.




Le Chêne de Flagey, (1864), 90x110 cm., Museo de Arte Murauchi, Tokio




Las fuentes del Loue, (1864), Kunsthalle de Hamburgo.




Pierre-Joseph Proudhon et ses enfants (Retrato de Proudhon y sus hijos), (1865).




La Femme au perroquet, (1866), 129.5x195.5 cm., Metropolitan Museum of Art, New York




L’Origine du monde . (1866). Famosísimo desnudo femenino. Largamente oculto, ingresó en el Musée d'Orsay de París y no se exhibió de manera continuada hasta fecha reciente.




La Trombe, (1866), 43x56 cm., Museo de Arte de Filadelphia, Filadephia




El sueño, llamado también Las durmientes, o Pereza, o Las amigas, (1866), Petit Palais, París.




La remesa de corzos en el arroyo de Plaisir-Fontaine Doubs, (1866), Museo de Orsay, París.




Arroyo en Brème, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.




l'Hiver (1868), 61x81cm, colección privada, Francia.




La mujer de la ola, (1868), M.M., Nueva York.

Gustave Courbet nació el 10 de junio de 1819 en Ornans, Francia. Estudió en Besançon y luego en París. El decidió inclinarse por el arte cuando llegó a Paris, aunque sus padres querian que estudiase derecho.
Viajó a Holanda (1846) y Alemania (1853). Como él, sus amistades eran contrarias al academicismo artístico y literario; entre ellas se cuenta a Baudelaire, Corot y Daumier. A partir de la revolución de 1848, Courbet fue etiquetado de «revolucionario peligroso»
Corría el año 1855 cuando dio su primera exposición en el Palacio de las Artes de la Exposición Universal de París, al ver el rechazo de los jurados decidió inaugurar una exposición individual a la que llamó "Pabellón del Realismo".Entre las obras que exhibió allí cabe mencionar El taller del pintor, en el que retrataba a todas las personas que habían ejercido cierta influencia en su vida.
Tenía fama de arrogante y efectista; afirmaba que «si dejo de escandalizar, dejo de existir». A pesar de sus polémicas, llegó a disfrutar de éxito.Se le otorgó la medalla de la Legión de Honor, pero la rechazó. el insistía en que quería morir «como hombre libre, sin depender de ningún poder ni religión». A pesar de ello en el año 1871 formó parte de la Comuna de París, se le encargó la administración de los museos de París. Y al finalizar su mandato el gobirno posterior lo acusó de la destrucción de la columna Vendôme dedicada a Napoleón Bonaparte. Como consecuencia de ello estuvo 3 meses preso y pagó 300.000 francos. Al salir de la cárcel escapó a Suiza (1873) para evitar que el Estado le obligara a pagar la multa; era tan alta que debía ser liquidada a lo largo de 30 años.
El consumo abusivo de alcohol le produjo una cirrosis que le produjo la muerte, esto sucedió el 31 de diciembre de 1877, a la edad de 58 años, en La Tour-de-Peilz, Suiza.
En un principio sus obras eran de paisajes, especialmente los bosques de Fontainebleau. Pero a partir de 1849 es decididamente realista.EL es «fundador» del realismo y se le atribuye la invención de dicho término. Su técnica es rigurosa con el pincel, con el pincel plano y con la espátula; su mayor innovación es la elección de temas costumbristas con motivos de "temas elevados" (religiosos, históricos, mitológicos y retratos de las clases altas). Reivindicaba la honestidad y capacidad de sacrificio del proletariado y afirmaba que el arte debía plasmar la realidad. En 1867 vuelve a exponer en Exposición Universal de París. Influye y aconseja a los primeros impresionistas.
Su naturalismo combativo es patente en sus desnudos femeninos, donde evita las texturas nacaradas e irreales tomadas de la escultura neoclásica. Plasma formas más carnales e incluso el vello corporal que habitualmente se omitía en los desnudos académicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada